Tener y no tener (1944). La película

Actualizado: 17 jun 2020

Cuando la novela To have and have not se publicó en Estados Unidos en octubre de 1937, su autor, Ernest Hemingway, estaba en Madrid como corresponsal de guerra apoyando la legitimidad republicana. Las críticas al libro no fueron favorables, pero la venta alcanzo los 25.000 ejemplares, record que fue destacado en una portada de la revista Time. Poco tiempo después, el director Howard Hawks desafió en broma a su amigo Hemingway: “Podría hacer una buena película de tu peor novela, por ejemplo, de Tener y no tener'.' El escritor no acepto el reto ya que,

dijo, la había escrito solo para superar una situación económica precaria y sin dedicarle suficiente atención. Había hecho novelas mejores.



Sin embargo, transcurrido algún tiempo, Hemingway volvió a necesitar dinero y le recordó a su amigo la antigua propuesta. Howard Hawks no dudo en comprar los derechos para el cine de Tener y no tener y puso en marcha la producción, financiada por Warner Bros. Contrató al veterano guionista Jules Furthman, autor de buenas historias para Walsh, Von Sternberg, Henry King, Hathaway y el propio Hawks. Pero el guionista hizo un tratamiento tan fiel del libro que fue rechazado precisamente por ello. Los productores consideraron que la censura no vería con buenos ojos una película que trataba de un estadounidense contrabandista de ron entre La Habana y Cayo West, y protector de revolucionarios, por la posibilidad de que se enturbiasen las relaciones diplomáticas con la Cuba de Batista. La Warner necesitaba entonces la ayuda del Gobierno para financiar las películas de guerra que estaba produciendo, y prefirió no meterse en líos. Howard Hawks no tiró la toalla y recurrió a su revisor de guiones preferido, William Faulkner, pidiéndole que reformara el guión entero, y a Faulkner le interesó trabajar sobre una novela de Hemingway, autor que disfrutaba de mayor éxito y reconocimiento que él. A pesar de la competencia entre ambos, se entendieron bien, especialmente cuando se reunieron para discutir el guión en el barco que Hemingway tenia en Cuba, donde abundaban los puros y el ron. Puede que esta sea la única película escrita por dos escritores galardonados con el Premio Nobel. Para evitar problemas políticos entre Cuba y Estados Unidos, Faulkner propuso cambiar el escenario a la Martinica, entonces colonia francesa y, como Francia, bajo el Gobierno de Vichy. Mas tarde condensó dos papeles femeninos en el de Slim (Io que acabó haciendo mas relevante la participación en la película de Lauren Bacall), y se interesó particularmente por los personajes de la resistencia; es decir, que con tantos cambios en el guión poco fue quedando de la novela original de Hemingway.



Alguien alarmó sobre el riesgo de que se asemejara peligrosamente a Casablanca, de reciente éxito, riesgo aumentado por la presencia del mismo Humphrey Bogart, cuyo personaje también en esta película se niega a implicarse en un conflicto político. El lugar de encuentro de la resistencia es de nuevo un café en el que hay también un pianista... El esquema argumental de Tener y no tener es aparentemente muy simple: Harry (Humphrey Bogart), un expatriado estadounidense, trabaja en la isla de Martinica acompañando a los turistas ricos a dar paseos en su barco, siempre acompañado por su fiel y borracho amigo Eddie (Walter Brennan). Harry pretende mantenerse al margen de la situación política con Francia bajo la ocupación alemana, y de sus consecuencias en la isla, donde la Gestapo intenta detener a los franceses partidarios de De Gaulle. En el hotel, Harry conoce a Marie Slim (Lauren Bacall), una seductora joven que ha abandonado su casa y esta atrapada en la isla por no tener dinero para un pasaje de vuelta. Harry también entra en contacto con unos resistentes franceses que quieren contratar su barco para transportar clandestinamente a uno de sus líderes, pero el se niega: no le interesa la política. Sin embargo, con el fin de lograr el

dinero que Slim necesita para salir de la isla, acaba aceptando el trabajo. Pero cuando regresa a Martinica con el líder perseguido, un inesperado enfrentamiento con la guardia costera provoca un cerco policial que obligará a Harry a abandonar la isla, a cambiar el rumbo de su vida y también su compromiso con la libertad. La fascinante sencillez narrativa de Tener y no tener, el hecho de que la película se devore como un suspiro, no disminuye la hondura y la complejidad del filme, sino que las acentúa. Tener y no tener, como todos los grandes filmes de Howard Hawks, es, además de una divertidísima película, un hondo y transparente poema sobre la relación humana creativa y solidaria, sobre la alegría que hay en esa pugna de identidades que se entabla siempre entre los seres inteligentes y libres, cuando se encuentran y se reconocen como tales. Esta alegría, que es indistintamente física y moral, es la quintaesencia de Tener y no tener'.'



Puede que esta sea la única película escrita por dos escritores galardonados con el Premio Nobel.


Ernest Hemingway y William Faulkner


#cine #cinema #cineclasico #cineclásico #cineclasicosigloxx #humpreybogart #laurenbacal #tenerynotener


120 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo