Interprete

John Ford

John Ford (1894-1973). John Ford llegó a Hollywood siguiendo a uno de sus hermanos, un actor. Cuando se le preguntó qué lo llevó a Hollywood, respondió "El tren". Se convirtió en uno de los directores más respetados en el negocio, a pesar de ser conocido por sus westerns, que no se consideraban películas "serias". Ganó seis Oscar, contando (siempre lo hizo) los dos que ganó por su trabajo documental de la Segunda Guerra Mundial. El tenía esposa; un hijo y una hija; y un nieto, Dan Ford, quien escribió una biografía sobre su famoso abuelo

A lo largo de casi 50 años rodó alrededor de 150 películas, repartidas entre casi todos los géneros, pero es internacionalmente reconocido como director de vvesterns por los que ha pasado a la historia del cine: La diligencia (1939), Pasion de los fuertes (1946), Caravana de paz (Wagonmaster,1950), Centauros del desierto (1956), Misión de audaces (1959), rematados por El sargento negro (1960), Dos cabalgan juntos (1961), El hombre que mató a Liberty Valance (1962), El gran combate (1964). Dicen algunos observadores que fue en Estados Unidos donde se apreciaron especialmente sus filmes sociales, como El delator (1935), historia sobre la resistencia irlandesa basada en una novela de Lian O'Flaherty; Las uvas de la ira (1940), duro relato de los años de la Depresión, adaptado de la novela de John Steinbeck.

Hombres intrépidos (1940), basado en cuatro relatos cortos de ambiente marinero de Eugene O'Neill; La ruta del tabaco (1941), adaptación de una novela de Erskine Caldwell sobre la tragicómica vida de una familia indigente blanca del Sur; ¡Oue verde era mi vallel (1941 ), retrato de una zona minera de Gales a partir de una novela de Richard Uewellyn; El nombre tranquilo (1952), la historia de un boxeador norte-americano que regresa a la Irlanda de sus antepasados, sobre un guión original de Frank S. Nugent.

Haciendo gala de una narrativa austera, John Ford constituye la esencia del cine clásico. ”¿Oué muevo poco la cámara?',' respondió a un periodista: " Los actores son mas caros que las maquinas, de modo que son ellos quienes tienen que moverse'.

"¿Qué muevo poco la cámara?", respondió a un periodista: "Los actores son mas caros que las maquinas, de modo que son ellos quienes tienen que moverse".