Interprete

Ingrid Bergman

Ingrid Bergman (1915-1982) nació en Estocolmo, Suecia, de una madre alemana, y padre sueco, Ingrid que sería una de las principales estrellas de Hollywood en la década de 1940 había decidido convertirse en actriz después de terminar su educación formal. A los 17 años había tenido el privilegio de actuar como figurante en la película sueca Landskamp (1932), lo que no fue un gran comienzo para una niña que sería conocida como "el regalo ilustre de Suecia a Hollywood ".

Sus padres murieron cuando ella era solo una niña y el tío con el que vivía no quería interponerse en el camino del sueño de Ingrid. Al año siguiente se matriculó en la Royal Dramatic Theatre School de Estocolmo, pero decidió que la actuación en el escenario no era para ella. Pasarían tres años más antes de que tuviera otra oportunidad en una película. Cuando lo hizo, fue más que una simple parte. La película en cuestión era El conde del puente del monje (1935), donde tuvo una parte de habla como Elsa Edlund. Después de varias películas ese año que la establecieron como actriz de clase, Ingrid apareció en Intermezzo (1936) como Anita Hoffman. Afortunadamente para ella, el productor estadounidense David O. Selznick lo vio y envió un representante de Selznick International Pictures para obtener los derechos de la historia y hacer que Ingrid firmara un contrato. Una vez firmada, llegó a California y protagonizó el remake de United Artists en 1939 de su película de 1936, Intermezzo (1939), repitiendo su papel original. La película fue un éxito y también Ingrid.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, considerando que Hollywood era un lugar más seguro volvió allí y triunfó de nuevo, entre otras, en El extraño caso del Dr. Jeckyll (Victor Fleming, 1941), pero fue Casablanca (1942) la película que la situó en el Olimpo. Las productoras comenzaron a disputarsela. Fue designada al Oscar por su trabajo en ¿Por quien doblan las campanas? (Sam Wood, 1943) y continuó su escalada de éxitos con Luz que agoniza (George Cukor, 1944), por la que obtuvo un Oscar; Recuerda (Alfred Hitchcock, 1945); Encadenadas (Hitchcock, 1946); Juana de Arco (Fleming, 1948)... Bergman protagonizaria a las órdenes de Rossellini Stromboli, terra de Dio (1950), a la que seguirían seis películas mas. La historia de su adulterio escandalizó al publico norteamericano, que hizo el vacío a las películas de la Bergman. En 1957 fue reclamada por Hollywood, que le ofreció el personaje de Anastasia (Anatole Litvak, 1956), por la que obtuvo su segundo Oscar. El tercero lo recibió al final de su carrera por Sonata de otoño (1978), de su compatriota Ingmar Bergman.

Sería conocida como "el regalo ilustre de Suecia a Hollywood ".